Leyenda de la Llorona

Una de las costumbres más antiguas es la de contar historias sobre aventuras, romance o historias graciosas. Sin embargo, cuando llega el momento de asustar, siempre habrá un momento para contar historias de miedo o leyendas de terror para causar escalofríos en quienes las escuchan. Existen historias de miedo inventadas y reales. Algunas pueden asustar más y otras menos, pero siempre hay leyendas que se repiten como la leyenda de la llorona, que ha sido una tradición en las historias de terror que se cuentan. En especial en América del sur, donde se tiene la tradición como en muchas otras partes del mundo, de contar historias en las reuniones nocturnas y en especial cuando se realizan alrededor de una fogata y a la luz de la luna durante las acampadas.
Leyenda de la Llorona


Existen varias leyendas de la llorona que se pueden encontrar por ahí en muchas versiones diferentes. Sin embargo, aquí te daremos solo las mejores versiones y las historias más aterrorizantes para que puedas compartirlas con tus amigos. Y aunque la leyenda de la llorona tiene muchas y diferentes formas de contarse, también te ofreceremos la verdadera leyenda de la llorona que se originó en México, donde es una historia muy especial como parte del folclor y de la tradición oral de este país. Donde desde épocas inmemorables esta leyenda ha estado presente y se ha ido transmitiendo de boca en boca como una manera de prevenir a quienes la escuchan, de forma que se puede evitar encontrarla deambulando por ahí.


Hay varias versiones que se cuentan en diferentes regiones del país mexicano, el relato se utiliza mucho para asustar a los niños, pero también hay versiones mucho más espeluznantes que pueden causarle susto a más de un adulto. En algunos relatos, la leyenda de la llorona habla sobre una dama vestida de blanco, pero otras leyendas de la llorona también hablan sobre una mujer alta y esbelta vestida de negro. En una leyenda de la llorona, tiene tres hijos, pero en otra tiene solo uno. Entonces, por ser una leyenda, no se tiene mucha certeza sobre qué es verdad y qué es mentira, o en qué punto de la historia, este relato fue cambiando hasta convertirse en lo que es ahora dentro del pensamiento de todo el mundo.

Incluso existen diferentes versiones alrededor del mundo. Hay versiones de la leyenda de la llorona en que se la toma como una mujer del sur de Estados Unidos en Texas. Mientras hay versiones chilenas, hasta venezolanas. Cada una con un nombre particular o simplemente otras formas de contarse. Pero siempre con la misma mujer que quiebra en llanto de la leyenda de la llorona. así es la tradición oral, muchas veces por repetir tanto una historia, se va cambiando pequeños detalles pero siempre permanece el mismo personaje de la leyenda de la llorona y también el mismo deseo de asustar y el apego por lo macabro que puede llegar a ser esta historia sobre esta misteriosa dama. Entonces, empecemos con el relato para que puedas sacar tus propias conclusiones y si deseas, incluso armar tu propio relato de la leyenda de la llorona.

La Leyenda de la Llorona

La leyenda de la llorona, como hemos dicho, tiene muchas formas de contarse, pero siempre permanece la misma mujer que quiebra en llanto y el escenario en donde sus hijos se ven comprometidos en algún penoso evento que causaría su muerte.

La leyenda de la llorona tiene sus orígenes en la época colonial, pero según el relato todavía hasta estos días se la puede ver por ciertos lugares, en diferentes localidades y diferentes formas. Pero, la leyenda de la llorona tiene su origen en México y por ello vamos a contar esta historia primero en su versión mexicana.

Es en Ciudad de México donde empieza esta macabra historia, en dos versiones distintas de la leyenda de la llorona. La primera versión habla de que está era una mujer de origen indígena, en ocasiones se habla de una indígena pura, y en otras ocasiones se habla de una mujer mestiza en la leyenda de la llorona. Ella tiene un tórrido romance con un noble español durante la época de la colonia. Entre ambos tuvieron una relación bastante feliz al principio, incluso llegando a engendrar tres hermosos hijos que crecerían para convertirse en unos traviesos niños pero llenos de alegría y de vida. Su madre, los cuidaba con mucho celo y los amaba con todas sus fuerzas pues eran lo único que poseía debido a su origen humilde.

Poco a poco, la mujer se fue enamorando cada vez más de su amante, quien se oponía a su matrimonio por ser de clases sociales muy diferentes. En la leyenda de la llorona, esta mujer quería formalizar la relación con el padre de sus hijos, sin embargo él no estaba de acuerdo con esta relación. Al poco tiempo, como era de esperarse, este noble español terminó dejándola por una mujer de alta alcurnia española, más acorde con su clase social pero como un amor no correspondido. Al enterarse esto, en la leyenda de la llorona, la mujer decide quitar la vida a sus hijos como escarmiento para el español. Los apuñala o los ahoga en un río en una tarde de lluvia. Pero al no soportar la culpa después de contemplar lo que había hecho, decide también quitarse la vida echándose a la fuerte corriente del río.

Desde aquel momento, debido al espantoso hecho que ocurrió en este lugar, según la leyenda de la llorona, ahora se escucha el desgarrador lamento de la mujer cerca del río, y si algún desgraciado llega a pasearse luego de las 11 de la noche por donde se escucha el lamento, seguramente vería la lánguida figura de esta mujer vestida completamente de blanco y, según algunos, sin pies visibles que rocen el piso.

Para prevenir a los incautos, se advierte que, cuando la leyenda de la llorona está cerca, se puede escuchar una voz quebrada y muy aguda que parece salida de ultratumba con un eco espantoso. Se le escucha decir “¡Ay, mis hijos! ¡Mis pobres hijos! ¿¡Donde están mis hijos!?”

2 comments on “Leyenda de la Llorona
  1. jennifer dice:

    WOOO ME EN PRESIONO Y MUCHO Y ME ASUSTO UN POCO JAJA

  2. Katherine dice:

    hay dios mio que miedo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*